Temes lo que puede traerte el mañana?

No te adhieras a nada, no interrogues a los libros ni a tu prójimo.

Ten confianza;

de otro modo, el infortunio no dejará de justificar tus aprehensiones.

No te preocupes por el ayer: ha pasado...

No te angusties por el mañana: aún no llega...

Vive, pues, sin nostalgia ni esperanza:

tu única posesión es el instante

Omar Khayyam Rubahyiat

martes, 19 de julio de 2011

Blasfemia sería no besarte jamás....



Ya no estás, desapareciste sin dejar rastros.  Busco sin mirar alrededores, huelo sin que haya fragancias. Trato de elaborar cada pieza de este rompecabezas que dejaste en mi alma. Ahora escribo, busco palabras aunque no procuro decir nada, sólo porque mis manos se quedaron sin un lugar para poner caricias..



Esta tarde pasó lo inevitable: pensé en tus ojos como si fueran abismos; a los cuales no veo directamente ya que no me atrevo, porque temo perderme en ellos y jamás volverme a encontrar. Sin embargo, mi necio impulso me conduce a hacerlo inconscientemente...


Nunca quise que estuvieras loco por mi, sólo quería que te aloques conmigo, para que entiendas mi mundo y entiendas mi forma de amarte. Sin exagerar, extraño todo de vos, extraño hasta lo extraño y lo intrañable. extraño eso que jamás creerías.
Tu ausencia acentúa el dolor que tu silencio dejó en mi habitación. No jugaré a fingir que no te extraño, porque sé muy bien que pierdo....

1 comentario:

  1. Muy bella forma de relatar dolor. Me ha gustado muchisimo :).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar